7 reglas de bolsillo para los que quieren invertir sin tener un trabajo

img

¿No quieres convertirte en un as de las inversiones? ¿Eres perezoso? ¿No tienes tiempo para dedicarle? ¡Tus problemas han terminado! Siga estos consejos para invertir en el modo fácil.

Invertir es una de esas actividades que a todos les gustaría hacer, pero pocos empiezan realmente. Y no siempre se trata de la falta de dinero. A menudo, la gente está tan ocupada que termina posponiendo el primer paso indefinidamente. O se quedan, por inercia, en los malos productos de su banco. Esto se debe a la creencia, en mi opinión, errónea, de que invertir de forma inteligente es laborioso y complicado. Bueno, desafío aceptado: estoy aquí para mostrar cómo invertir el dinero de una manera simple y con poco trabajo.

Es cierto que a mucha gente le gusta invertir e intenta trabajar duro en ello. Por lo general, son personas que buscan altos rendimientos, están dispuestas a asumir algún riesgo, siguen de cerca las noticias financieras, buscan oportunidades en diferentes instituciones financieras y aprenden a analizar diversos tipos de activos.

Pero no tienes que sumergirte tan profundamente si no tienes el tiempo o la voluntad. No tienes que ser un experto, hacer operaciones complejas, o tomar altos riesgos si no es lo tuyo. No dejes que el prejuicio contra el mundo de las inversiones te aleje del hábito de ahorrar y de las buenas oportunidades de dinero que hay.

Cómo invertir dinero en modo «fácil»: algunas reglas de bolsillo

Para mantener las cosas sencillas y directas y, sin embargo, obtener un rendimiento razonable con un riesgo equilibrado, basta con conocer algunas reglas simples sobre las inversiones. Son útiles tanto para los inversores novatos como para los avanzados, y algunos de ellos deberían ser empleados incluso por aquellos que buscan profundizar en el tema.

Dejaré aquí un aviso: la puesta en práctica de estos consejos da algún trabajo inicial, sí, pero luego empieza a fluir sin mayores complicaciones. Además, de vez en cuando, hasta el más silencioso de los inversores debería hacer una revisión de la cartera, para ver si sigue en el buen camino.

1. Empieza ahora: más pronto que tarde

Si aún no tienes ahorros, no esperes hacerte rico para empezar a ahorrar dinero. Si siempre fuéramos a esperar las condiciones perfectas para hacer las cosas, nunca haríamos nada.
Nunca es el momento adecuado para hacer un curso de postgrado (o incluso un segundo grado, como ya intenté hacer cuando tenía 30 años), casarse, tener un hijo, adoptar un perro… y definitivamente nunca parece ser el momento adecuado para dejar de consumir para ahorrar.

Pero quienquiera que invierta tiene el tiempo a su favor. Cuanto antes empiece, mejor. El interés compuesto de las inversiones financieras hace que su patrimonio crezca exponencialmente, en un efecto de bola de nieve.

Si crees que es tarde, no te desesperes, empieza lo antes posible. Lo único que no puedes hacer es invertir si tienes deudas costosas. Si el rendimiento de sus inversiones no supera el interés que paga, no vale la pena.

2. Más importante que invertir mucho es siempre invertir

Olvida la idea de que invertir es sólo para aquellos que tienen mucho dinero. Es cierto que, al hacer grandes contribuciones, se tiene acceso a buenos productos financieros. Pero hoy en día ya hay inversiones interesantes para los inversores de todos los tamaños.

Si quieres construir un activo desde cero, más importante que ahorrar mucho es siempre ahorrar. La consistencia en la inversión puede compensar la falta de bala en la aguja. Invertir grandes cantidades de forma esporádica puede no llevarte tan lejos. Y ciertamente no invertir nada esperando el momento ideal no te llevará a ninguna parte.

La lógica de esto es que para el momento en que finalmente se puedan destinar grandes sumas de dinero para inversiones, el hábito del ahorro habrá echado raíces. Y lo que esperas es precisamente que tus ingresos crezcan a medida que tu carrera progresa.

Así que, mejor que centrarse en las inversiones como fuente de enriquecimiento, es centrarse en su principal fuente de ingresos y en su desarrollo profesional.

3. Ahorra el 20% de tus ingresos

Si no lo haces, ahorra un 15%. Si no lo haces, ahorra el 10%. Si no lo haces, ahorra lo que das, pero no dejes de ahorrar. Aumente el porcentaje más adelante.

4. Abrir una cuenta con uno o más corredores de bolsa.

Para invertir en productos asequibles, sencillos y rentables, tendrá que abrir una cuenta con uno o más corredores de bolsa.

Esta parte es un poco de trabajo, porque tendrás que investigar un poco. La buena noticia es que, hoy en día, es super fácil abrir una cuenta en una casa de corretaje, además de ser gratis. Así que puedes probar varios antes de elegir los que realmente usarás.

Todo el proceso, incluso el envío de documentos, puede hacerse en línea, sin necesidad de un notario o una oficina de correos.

Le aconsejo que abra una cuenta en al menos una casa de corretaje que no cubra los gastos de administración de la inversión en la Tesorería Directa. Actualmente, los mayores corredores, incluidos los de los principales bancos, ya eximen a los clientes de esta tarifa. Solo tienes que pagar la tasa de custodia obligatoria que cobra B3, del 0,25% anual. Revisa la lista actualizada de corredores que no cobran honorarios al Tesoro Directo.

Otras dos comisiones que puede eludir son la custodia y el corretaje de las transacciones bursátiles si desea tener un poco de renta variable en su cartera. En algunas casas de corretaje, puedes estar exento de estos cargos, y sólo tienes que pagar las tasas de la bolsa.

Además, prefiera las casas de corretaje que no cubren la transferencia de fondos a su cuenta corriente en el banco.

Pero no se trata sólo del precio. En este informe, mi colega Bruna Furlani te enseña lo que debes buscar cuando haces investigaciones y pruebas. También le dice qué corredores prefiere y presenta una encuesta con los costos de cada uno de ellos para diversos servicios.

5. Páguese a sí mismo primero

Haz que ahorrar lo primero de tus ganancias cada mes, como si fuera la factura más importante que tienes que pagar. No lo dejes para salvar lo que queda, porque puede que no quede nada.
Elija una fecha, preferentemente la que reciba la mayor parte de sus ingresos, y programe su cuenta de cheques para transferir el monto de los ahorros a su corredor todos los meses.

También puede programar su cuenta de ahorros para cargar la cantidad de su salario. Pero no olvides destinar ese dinero para una aplicación financiera adecuada más tarde. No dejes que se quede en tu cuenta de corretaje o en tu cuenta de ahorros.

Algunas inversiones permiten la aplicación automática. Este es el caso de Treasury Direct y algunos fondos de inversión. Todo lo que necesitas es tener recursos disponibles en tu cuenta.
Por ejemplo, puede programar una transferencia mensual a su casa de corretaje y una solicitud automática en Treasury Direct en la misma fecha.

Para que la inversión no requiera demasiado trabajo, lo ideal es automatizar las operaciones al máximo. Cuanto menos tengas que tomar la iniciativa para hacer algo, menos posibilidades de olvidar o cometer errores.

6. Averigua la mejor manera de hacer las transferencias

Lo ideal sería que pudieras hacer transferencias gratuitas. Si invierte por la casa de corretaje de su propio banco o logra transferirse a otra casa de corretaje a través de un depósito identificado, no tendrá que pagar comisiones.

Pero si necesita hacer DOC o TED a otra institución financiera, compruebe si tiene derecho a una cierta cantidad de este tipo de transferencia gratuita mensual.
Si no, mira si tu banco ofrece algún tipo de cuenta gratuita que incluya DOC y TED en el paquete, como una cuenta digital. Actualmente algunos bancos trabajan exclusivamente con este tipo de cuenta, que puede contar con transferencias gratuitas a otros bancos.

Además, compruebe los límites de las transferencias y registre a los beneficiarios. Puede que tengas que venir a tu sucursal para averiguar o resolver algo. Este puede ser el paso más aburrido.

7. Tener al menos dos objetivos: la reserva de emergencia y la jubilación

Invertir en base a objetivos le ayuda a determinar el perfil de su cartera. A partir de sus objetivos financieros, puede, por ejemplo, determinar el plazo, el nivel de riesgo y la necesidad de liquidez que deben tener sus inversiones.

Además, los objetivos te ayudan a persistir, como la zanahoria delante del hocico del caballo.

Pero si aún no te has parado a pensarlo, está bien. Ahorra al menos para los dos objetivos que todo inversor debería tener: la reserva de emergencia y, cuando esté lista, la jubilación.
La reserva de emergencia está destinada a cubrir los gastos esenciales en caso de eventualidades como el desempleo y la enfermedad en la familia.

También puede utilizarse para gastos extraordinarios y urgentes, como una contingencia nacional, o como efectivo para cuando surjan buenas oportunidades de inversión para los inversores más activos.
Se recomienda que la reserva de emergencia sea suficiente para cubrir sus necesidades durante un período de tres meses a un año, dependiendo de lo fácil que sea reubicarse en el mercado laboral en caso de desempleo.

Sus fondos deben invertirse en inversiones de muy bajo riesgo y liquidez diaria, es decir, a las que se pueda acceder en cualquier momento.

La reserva para la jubilación está destinada a complementar los ingresos de la Seguridad Social de aquellos que no recibirán, cuando dejen de trabajar, la misma cantidad que su salario activo.

Estos recursos pueden ser invertidos en inversiones a largo plazo, con menos liquidez y más riesgo, dependiendo del tiempo que tenga hasta que se jubile.

This div height required for enabling the sticky sidebar
close